El granallado es el procedimiento que permite preparar las superficies metálicas para su posterior tratamiento con distintos revestimientos, como pintura, niquelado, cromado, etc.

Con esta técnica se trabaja el metal, abriendo todos los poros de manera que el acabado final que se aplique sobre él, resulte de una calidad perfecta, uniforme y duradera.

Nuestra sección de granallado dispone de una de las instalaciones más modernas, con una cabina de 60m2 y un sistema de recogida y ventilación que aseguran una alta calidad en el acabado de las piezas.

Acabado oxido corten: una vez realizado el granallado del material, conseguimos un perfecto acabo oxido aplicando posteriormente un barnizado para detener la oxidación. Se puede aplicar Owatrol, barniz, antigraffiti, etc.

Disponemos de equipos móviles para el granallado in situ.